Motivaciones de la SEP

4 semanas ago ·

Motivaciones de la SEP

Por: Gustavo Santín Nieto

Cartas a Gracia

Como me comentas Gracia, el regreso a clases presenciales se ha convertido en un asunto que ha polarizado la opinión de madres, padres de familia, maestras y maestros, organizaciones sindicales (aunque la CNTE pondere su membresía como una corriente de expresión del SNTE), autoridades federales y locales, medios de comunicación y redes sociales, al margen de la opinión que pudiesen verter los doctos en la materia; aunque a través del Boletín SEP no. 181 manifestara: “Publica SEP acuerdo con las disposiciones para reanudar actividades de manera presencial en el Ciclo Escolar 2021-2022”, y difundiera las directrices establecidas en el “ACUERDO número 23/08/21 por el que se establecen diversas disposiciones para el desarrollo del ciclo escolar 2021-2022 […]”. Este título que se alarga ocho renglones más y de cuyo texto se resaltarían algunas disposiciones en torno al próximo ciclo escolar.

Publicado el pasado 18 de agosto estaría acompañado con un golpe de mano expuesto en las Motivaciones del acuerdo y mediante el que recordaría que la ‘rectoría de la educación’ le corresponde al Estado, entidad que priorizaría “el interés superior de niñas, niños, adolescentes y jóvenes en el acceso, permanencia y participación en los servicios educativos (Motivación IV, ACUERDO número 23/08/21), apunte dirigido a las y los docentes y sus organizaciones, sin dejar de lado a madres, padres de familia y/o tutores.

Las Motivaciones tal vez reconocerían -si el orgullo o si las críticas a Esteban Moctezuma lo permitieran-, la falta de acceso equitativo a los recursos digitales- que “el Estado debe ofrecer a las personas las mismas oportunidades de aprendizaje”, lo mismo que la diversidad sanitaria que mostraría el semáforo epidemiológico y que les permitirían ya reconocer que tras casi 18 meses de escuelas cerradas “es imperante brindar las condiciones necesarias para garantizar el derecho a la educación de manera focalizada y regionalizada”

El Acuerdo alabaría a las y los docentes, sin diferenciar entre iguales y homologando a los desiguales señalando: “Que el mayor esfuerzo realizado contra el virus SARS-COV2 en el Sistema Educativo Nacional lo llevaron a cabo las y los docentes, al generar y buscar mecanismos de comunicación entre ellos y los educandos y, de esta forma, garantizar los aprendizajes y conocimientos necesarios […]”, menospreciando a quienes en casa se comportarían como unas verdaderas heroínas, supliendo a maestras y maestros. Reitera en la Motivación XIII, descargando de culpa a quienes alaba: “Que debe brindarse certeza jurídica y claridad para aquellos educandos que, a pesar de todos los esfuerzos invertidos y coordinados de las y los docentes […]” no adquirieron los aprendizajes esperados, quizás, por culpa del destino y de la falta de computadoras, señal de internet, teléfonos inteligentes suficientes, dinero para recargas; aunque señala en el numeral XV, que la SEP realizó su chamba “por lo que se generaron condiciones para que las y los trabajadores al servicio de la educación estén en condiciones de realizar su labor en el esquema presencial en su lugar de trabajo, considerando las indicaciones de las Autoridades Sanitarias”; decisión avalada los días 12 y 13 de agosto, según estipula el Consejo Nacional de Autoridades Educativas quienes acordarían “diversas acciones y estrategias para un regreso a clases presencial de forma responsable y ordenada en los tres tipos educativos”.

Las Motivaciones del Acuerdo apuntarían a una expresión pública que se atribuyera a la Secretaría de Salud; opinión mediante la que esta dependencia -en funciones de educador sustituto- manifestase que (Motivación XVII) la educación se catalogaría como una actividad prioritaria y esencial, lo que permitiría que se pudiese regresar a las aulas aunque el semáforo se tiñese de rojo, “en términos del Acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación el 27 de julio de 2021”, que le posibilitaría que la administración pública cumpliese con “un derecho humano fundamental que trasciende en la vida de cada persona […] salvaguardando la integridad de las y los miembros del Sistema Educativo Nacional”.

En abundancia, el jueves 19 de agosto, Luis Fernando Carrera Castro representante de la UNICEF en México, señalaría que “acompañarían” a la administración “en este gran desafío”, en el que “casi 37 millones de esos 150 millones de niños que no ha vuelto a clases desde hace 18 meses”, regresen y prometería, probablemente a cambio de pingües contratos, que el organismo “cooperaría en cuatro frentes”: desarrollo de los protocolos, monitoreo de la situación de los centros educativos, comunicación (asertiva), recuperación de aprendizajes y de la salud emocional de niñas y niños, actividades propias de la SEP, ¡que lamentable!

En el mismo tenor caminarían las intervenciones del subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración y de la titular de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, y de las que abundaré en la carta que te enviaré el próximo lunes; sin embargo, los temas sobre la violencia intrafamiliar agravada por el encierro cuasi forzoso y el deterioro de la salud emocional de las y los educandos, fundamentarían –seguramente- las Motivaciones que originaron el manotazo dado por la autoridad educativa. Motivaciones para curarse en salud, Gracia.

Read more Comentarios desactivados en Motivaciones de la SEP

Pésele a quien le pese

2 meses ago ·

Pésele a quien le pese

Por: Gustavo Santín Nieto

Cartas a Gracia

 

“Dejen que los niños vayan a clase normal, los llevan a piscina y a centros comerciales, también llévenlos a la escuela”
 
(Mensaje que circula en Twitter)
 
Me cuentas que quisieras descansar de tantas ocurrencias de última hora y, entre ellas, consideras a los programas que carecen de un sentido pedagógico en beneficio de niñas, niños y adolescentes; pero que les obligan a la entrega de reportes y cuadros de estadísticas que deben llenar y corregir, en la medida en la que los mandos medios de la SEP deben satisfacer las ocurrencias de sus jefes. Entregas que solo incrementan el trabajo de escritorio que tú, lo mismo que tus compañeras y compañeros maestras y maestros, realizan fuera del horario pactado en el contrato de trabajo y que le roban tiempo a la atención que deben prestar a sus hijas e hijos, a las horas dedicadas a las labores domésticas o incluso al merecido descanso.
 
A esos espacios de trabajo no pagado que realizan las y los docentes, sumas declaraciones ambiguas que, sobre el posible retorno a clases presenciales, realizan autoridades de salud y de educación; entuertos que solo generan irritación y malos entendidos entre madres y padres de familia, a quienes ustedes -que se desempeñan frente a un grupo- deben atender aunque sea por teléfono o por video llamada, y sin tener una respuesta certera que ofrecerles, puesto que el personal docente se encuentra al margen de las decisiones de política pública, como tu bien acotas.
 
Innegable pero no falta quien pregunte, aún en días de receso escolar: ¿En serio miss, en serio profe, ahora sí vamos a regresar a clases presenciales?
 
Cuestionan, sin importar que estén a favor o en contra de las clases presenciales y no son pocas las personas que consideran que les están dando atole con el dedo; a pesar del anuncio del ejecutivo federal que excluye de la disposición a quienes ejercen la patria potestad y no quisieren exponer a sus menores vástagos. La falta de certeza a la que aludes, tras casi 17 meses de encierro forzoso, generaría que muchas madres y no pocos padres de quienes tienen a sus hijas e hijos en algunos colegios particulares, se nieguen a comprar uniformes y útiles escolares complementarios, ya que los que adquirieron al inicio del ciclo escolar 2020-2021, no se usaron, mientras que un buen número de los que los tienen en escuelas públicas, se opondrían rotundamente a la entrega de las cuotas voluntarias que deben aportar de manera obligatoria, por la misma razón.
 
La definición de política educativa que abriría las escuelas a partir del 30 de agosto provendría del titular del ejecutivo federal, quien de paso corregiría el “se mantienen a la expectativa” que días antes pronunciara la jefa del despacho educativo.
 
El esclarecimiento Gracia, se acompañaría de instrucciones precisas para regresar a clases presenciales “a finales de agosto” (shorturl.at/hioA0), reglas que obligarían de manera diferenciada a diversos actores del quehacer educativo, pues mientras que quienes ejercen la tutela de niñas, niños, adolescentes y jóvenes gozarían de discrecionalidad; el personal directivo, docente, de supervisión y los miembros de la casta dorada, asistirían de manera obligatoria a los recintos escolares y a sus oficinas administrativas, presencia que debería reflejarse tanto en regularizar las actividades docentes como en desatorar los asuntos pendientes y prestar una mejor atención a las y los menores y a las y los usuarios de servicios que les llevaría a regularizar los productos que dependen de ellos. Conllevaría, además, una crítica para aquellos que buscan excusas para el retorno a sus centros de trabajo :“no debe ser ese el pretexto” y anunciaría “que ya hay un plan para mejorar la situación de los planteles educativos del país con recursos provenientes del programa La Escuela es Nuestra” (shorturl.at/goJLZ), mismo que “seguirá ayudando a darle mantenimiento a los planteles educativos” y en el que están inscritas uno de cada cuatro escuelas públicas ubicadas en zonas vulnerables, las que tendrían acceso -por ciclo fiscal- a 6 de 12 mil millones de pesos pues su presupuesto se comparte con el desaparecido programa Escuelas de Tiempo Completo; cuestión que explicaría el llamado a madres, padres de familia y tutores para que auxilian en la apertura de las escuelas.

De paso, en Veracruz de la Llave, el titular del ejecutivo federal mostraría atención a sugerencias de organismos internacionales, aportaría datos que equiparan a México con Bangladesh; con quien de acuerdo al de la voz, se compartiría el récord de “país que más tiempo lleva con las escuelas cerradas y esto no es bueno”, al tiempo que solicitaría que no se confíen ante el rebrote del Covid-19.

Read more Comentarios desactivados en Pésele a quien le pese

Cambio de mal agüero

3 meses ago ·

Cambio de mal agüero

Columna de Gustavo Santín Nieto

Cambio de mal agüero

Cartas a Gracia

 

El martes 22 de junio se divulgaría la designación -realizada el día anterior- de Adela Piña Bernal, diputada federal con licencia que no fue reelecta, como titular de la Unidad del Sistema para la Carrera de las Maestras y Maestros (USICAMM), Gracia; y de ella daría testimonio, el Boletín SEP no. 133 que incluye un anexo fotográfico, el audio y el video de la ceremonia. En este evento resaltarían lo mismo halagos y el reconocimiento por “su interés por mejorar los procesos educativos en todos sus niveles y, sobre todo, en fortalecer la labor magisterial desde el Poder Legislativo”, que una velada crítica al funcionamiento de un organismo -el USICAMM- que sustituiría a la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente (CNSPD).

La crítica vendría de la mano con palabras de esperanza pronunciadas por Delfina, titular de la oficina educativa federal, quien esperaría que el cambio de timón “incida tanto en la labor docente, respeto y cuidado de los maestros como en el aprendizaje de alumnas y alumnos”, (respeto cuestionado por docentes que realizan trámites de ingreso y promoción), al tiempo en que afirmara, que “con estos cambios, mejorarán los procesos administrativos y de capacitación en favor de las maestras y maestros; recibirán un mejor trato de parte de la autoridad educativa, y se generarán condiciones más favorables para ejercer su labor frente a grupo”; procesos cuestionados por un sin fin de aspirantes al USICAMM. No obstante, su arribo coincidiría con el fracaso que significaría la suspensión y cambio de fecha del examen de ingreso al servicio de carrera, externado en páginas de Facebook.

Destacarían comentarios en el sitio oficial “USICAMM proceso de admisión 2021”, incluidos los del día de ayer 6 de julio, Gracia, inconformándose por las deficiencias de la plataforma institucional y de los que te comparto solo algunos: “USICAMM, La plataforma no sirve, ahí puede hacer el reporte, sin comprobante está usted indefenso. No pude subir mi carta de aceptación, tengo comprobante del ticket de aceptación”; otros comentarios en el sitio institucional, reportarían que, por lo menos en el caso de Puebla, serían más de “cuatro mil maestros que no nos ha llegado el link que fuimos rechazados porque no mandamos la carta de aceptación y ya no podemos aplicar el examen”, al que la unidad abonaría dándole las gracias por participar, según una maestra querellante, “ya que se dio tiempo e incluso prórroga para este proceso, hubo fallas en la página, la primera vez que se subió el sistema no lo guardó. USICAMM volvió a decir que volviera a subir la carta (aquí fue cuando se amplió la prórroga)”. Un comentario más enfatizaría: “si no sirve la plataforma, no sé por qué se avientan a querer aplicar un examen en línea con la demanda que implica”.

Empero, los señalamientos por el desorden administrativo y el maltrato a las y los docentes no son nuevos, y han sido abordados sistemáticamente por investigadores del quehacer educativo, que bien los interesados pueden consultar en el portal Profelandia. Las y los docentes investigadores no dejan títere con cabeza y abordan lo mismo cuestiones relacionadas con la permanencia “de la mal llamada reforma educativa” y con la “mal llamada cancelación”, coincidiendo con posturas externadas por la Coordinadora de Trabajadores de la Educación, el mal funcionamiento de las herramientas digitales utilizadas por el organismo rector, el desorden logístico y organizacional, la poca transparencia y discrecionalidad con la que se asignan las plazas; el agravio a las y los trabajadores de la educación, incluida la indiferencia, la “arrogancia” y la prepotencia con las que los nuevos miembros de la burocracia dorada se conducen; burócratas que a pesar de no ser los dueños ni los propietarios de la dependencia, se comportan como si lo fueran.

Las líneas de trabajo están marcadas por Delfina, Gracia. Una de ellas requeriría una reingeniería profunda en la que se mejoren los procesos, y la otra; un trato humano con las y los usuarios de la Unidad del Servicio de Carrera para Maestras y Maestros, el USICAMM. Las cuestiones de fondo quedan al margen del nombramiento, de las esperanzas, buenos deseos, de los halagos y de los castigos electorales que miden proyectos y comportamientos de quienes son los nuevos poseedores del aparato administrativo. Y que dios agarre confesados a todos quienes son usuarios de los servicios cuestionados ya que, hasta el momento, el cambio del titular de la unidad se percibe como un cambio de mal agüero.

Read more Comentarios desactivados en Cambio de mal agüero

Maestro Gustavo Santín Nieto- Cartas a Gracia

3 meses ago ·

Maestro Gustavo Santín Nieto- Cartas a Gracia

Maestro Gustavo Santín Nieto
Cartas a Gracia

Poco tiempo les duraría el gusto Gracia; tardarían más en preparar condiciones para un regreso selectivo a las escuelas, anunciado con 15 días de anticipación al 7 de junio que en suspender el retorno -el 21 de los corrientes-, tras el cambio del semáforo epidemiológico en la Ciudad de México. Las y los escépticos, entre quienes te contabas, lo mismo que un sinnúmero de maestras y maestros proclives a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), externarían su oposición y tildarían al anuncio como electorero, al tiempo que denunciarían que las condiciones sanitarias y de infraestructura escolar no eran propicias y con la postura pública de la sección XVII SEP-CNTE, se opondrían al pacto celebrado entre Delfina Gómez y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

No obstante, la tempestad vendría acompañada de una relativa calma Gracia. La presión que ejercerían madres y padres de familia pro regreso a clases, sería paliada por un anuncio de “la Autoridad Educativa Federal de la Ciudad de México (AEFCM)” (https://bit.ly/3xWSqdR ) que, mediante un artilugio legal, permitiría transformar escuelas en Centros Comunitarios de Aprendizaje (CCA), también sujetos a reglas de operación específicas y, de esta forma, se daría gusto a quienes demandarían regresar a las escuelas y también a quienes se opondrían a tal medida, aunque la controversia se convirtiera en un dilema que -finalmente-, tendrían que sortear, entre otros, madres y padres de familia, mientras que las y los funcionarios del sector educativo quedarían bien con dios y con el diablo.

Tan es así que, de acuerdo a la última propuesta de retorno a las escuelas, publicada en el Boletín SEP 131 (21 de junio pasado) permitiría la operación de escuelas transformadas en CCA, los que de acuerdo al comunicado, estarían obligados al respeto irrestricto a las normas sanitarias observando el color del semáforo epidemiológico, las 9 intervenciones y los 5 momentos descritos en el Acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación, el 12 de junio del 2020; aunque el comunicado 131/21-VI remitiera a la “Guía de Orientación para la Reapertura de las Escuelas ante Covid-19”.

El boletín, además de insistir en las medidas para combatir los efectos de la pandemia, abonaría a la toma de decisiones libres y por consenso y marcaría la agenda de las actividades en las escuelas: destacarían las de infraestructura (acciones de limpieza y sanitarias, de construcción y mantenimiento), responsabilidad de las autoridades educativas y administrativas, incluidas las de cada una de las escuelas; administrativas, de la incumbencia del personal directivo en cada escuela (apoyo psicoemocional, trámites escolares, limpieza de las instalaciones, sesiones de órganos colegiados del plantel educativo, utilización de equipos y servicios, uso de infraestructura escolar) y, docentes (jornadas contra el rezago escolar, asesoría pedagógica a niños, niñas, preadolescentes, jóvenes, padres y madres de familia).

Enfatiza y advierte a quienes se arriesguen y que de manera libre quisiesen regresar a los salones de clase que “deberán cumplir las siguientes medidas de prevención” 1) suspender actividades en caso de presentarse algún caso de contagio Covid; 2) limitar las sesiones a un máximo de 45 minutos; 3) “operar” los filtros escolares, la sana distancia, uso de cubre bocas o sustitutos, asistencia escalonada y un máximo de “docentes y alumnos”, con un límite del “40 por ciento diario de la población escolar” y finalmente, 4) una constante limpieza del “mobiliario y equipo después de cada clase”.

La decisión a la postre -y por lo menos en esta etapa, insistiría-, recaería en los miembros de la “comunidad”. Al margen, vale la pena que quede claro, contaría con la venia de las autoridades educativas, recurriendo a un esquema que originalmente se habría “destinado al desarrollo de capacidades y habilidades, mediante el uso de computadoras con acceso a internet” en las comunidades vulnerables, cuyo origen se remontaría por lo menos, al 2001 en la administración de Vicente Fox y que sería reivindicado y transformado en el nombre por Esteban Moctezuma Barragán (Centro de Aprendizaje Comunitario) como alternativa para combatir el rezago en el aprendizaje de los saberes esperados y brindar cualquier tipo de asesoría (educativa, socioemocional). El entonces titular de la oficina educativa remitiría al Artículo 14 de la Ley General de Educación en el que, se establece: “Concebir a la escuela como un centro de aprendizaje comunitario en el que se construyen y convergen saberes, se intercambian valores, normas, culturas y formas de convivencia en la comunidad y en la Nación”.

Los Centros Comunitarios de Aprendizaje (CCA) y/o Centro de Aprendizaje Comunitario (CAC) podrían, en última instancia, tomarse como equivalentes aunque no lo son; si bien el primero, el foxista, estaría diseñado como un mecanismo de compensación y que mediante un esquema tripartito propondrían allegar los beneficios de la educación digital a niñas y niños de comunidades en situación de pobreza y pobreza extrema, el segundo se convertiría en el núcleo y de acuerdo a Esteban, de la Nueva Escuela Mexicana. Valdría la pena que Delfina y sus allegados precisaran el alcance de los vocablos utilizados y se evitaran confusiones mal intencionadas. No es lo mismo la magnesia que la gimnasia, Gracia.

Read more Comentarios desactivados en Maestro Gustavo Santín Nieto- Cartas a Gracia